ELEVACIÓN DE MAMAS

(mastopexia)

 



"Mis pechos se han vaciado y han caído después de mis embarazos"

 

 




 

La mastopexia es un procedimiento quirúrgico para elevar y mejorar la forma de las mamas caídas. Con los años situaciones como el embarazo, la lactancia, los cambios de peso y la fuerza de la gravedad hacen que la mama cambie, se vacíe y caiga. Tras los cambios hormonales del embarazo la piel pierde su elasticidad la mama pierde su forma y cae, fenómeno conocido como ptosis mamaria. La elevación mamaria o mastopexia persigue reposicionar las estructuras de la mama a su posición original y aportar el volumen perdido. También puede reducir también el tamaño de la areola cuando sea muy grande. 
 

 



Las candidatas ideales para someterse a una mastopexia son aquellas personas sanas, emocionalmente estables que desean recuperar la forma y el volumen que tenían sus mamas antes de los embarazos o de sufrir cambios bruscos de peso. Estas situaciones, en caso de volver a ocurrir, podrían alterar nuevamente la forma de las mamas y con ello el resultado de la cirugía.

 

 

 

 


Quién es la candidata ideal?

 


La cirugía. Elevación de mamas.

 




 

La mastopexia se realiza en quirófano y bajo anestesia general. La duración media es de aproximadamente 1,5 horas, y tras una noche de ingreso prácticamente todas las pacientes pueden irse a casa.

Existen multitud de técnicas quirúrgicas, encaminadas a conseguir el reposicionamiento de las mamas, la reducción de las areolas y la resistencia al descolgamiento. Si las mamas, aun estando caídas, presentan un volumen aceptable para la paciente, puede realizarse una MASTOPEXIA CON AUTOPRÓTESIS. Con esta técnica fabricamos una "prótesis" con los tejidos mamarios descolgados, y sobre ella adaptamos la piel y damos forma a la nueva mama. El resultado es muy natural y duradero, al tratarse de una reconstrucción completamente autóloga (con tejidos de la paciente).

Por otro lado, si las mamas se presentan muy atróficas, será necesario aportar volumen con una prótesis, que será debidamente colocada y reforzada con tejidos de la paciente para evitar su caída precoz.

 

 

 

 




 

La mastopexia es una intervención muy segura y sus resultados son duraderos, siempre que la indicación de la técnica a realizar sea correcta. La forma de las nuevas mamas puede verse afectada por los cambios importantes de peso y por nuevos embarazos, por lo que es recomendable realizar la intervención cuando éstos hayan concluido.

El cambio estético es muy evidente y las cicatrices, aunque son permanentes, suelen ser de buena calidad y a partir del primer año, imperceptibles. Es importante realizar un minucioso seguimiento para detectar y tratar rápidamente los posibles problemas en el proceso de cicatrización.

Las areolas pueden perder sensibilidad, aunque la mayoría de las pacientes la recuperan durante el primer año.

La capacidad para la lactancia puede verse afectada tras la realización de algunas técnicas de mastopexia.

Los resultados no se mantienen inalterables con el paso del tiempo, ya que las mamas seguirán un proceso de evolución y envejecimiento normal, de acuerdo al perfíl genético de la paciente y al estilo de vida. Por ello es muy importante realizar un seguimiento adecuado 

 

 

 


Resultados y riesgos.

 
fotos web.152

fotos web.151

fotos web.119

fotos web.120

fotos web.138

fotos web.137

fotos web.150

fotos web.148

fotos web.147

fotos web.111

fotos web.112

fotos web.140

fotos web.139

fotos web.076

fotos web.118

fotos web.117

fotos web.114

fotos web.113

fotos web.099

fotos web.098

fotos web.061