REDUCCIÓN DE MAMAS

(mamoplastia de reducción)

 



"El peso de mis mamas repercute en la salud de mi espalda"

 

 

 

 

La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es una intervención quirúrgica para disminuir el tamaño de las mamas, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además puede reducir el tamaño de la areola. Las mujeres con mamas grandes pueden presentar algunos problemas debidos a este exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos pechos proporcionados a la forma de su cuerpo, para que pueda SENTIRSE CÓMODA.
 

 




Las candidatas ideales son aquellas mujeres que pretendan aliviar los síntomas ocasionados por el excesivo peso de sus mamas. El elevado tamaño de los pechos interfiere en todas las actividades de la vida diaria de las pacientes, ocasionando sobrecargas musculares, malposiciones cervicales, infecciones y problemas cutáneos. A esto se añade la dificultad para la realización de ejercicio físico, así como los problemas psicológicos y de autoestima que esto ocasiona

 

 

 


¿Quién es la candidata ideal para la reducción de mamas?

 

ATENCIÓN: En los casos más severos, conocidos como GIGANTOMASTIAS, la reducción mamaria está incluida en las prestaciones de la Seguridad Social.  Para poder beneficiarte de ello un requisito imprescindible es que tu Índice de Masa Corporal (IMC) sea menos de 30. Es decir, se tolera cierto sobrepeso, pero el estado de Obesidad es Criterio de Exclusión para el tratamiento quirúrgico de esta patología. Puedes calcular fácilmente tu IMC con la siguiente fórmula: IMC=peso (en KG) / altura x altura (en metros).

 

 


¿La reducción de mamas está cubierta por la seguridad social?

 

La intervención tiene una duración aproximada de dos horas. Se realiza bajo anestesia general y en régimen de ingreso durante 24h en la mayoría de los casos. Aunque hay infinidad de técnicas, en prácticamente todos los casos las cicatrices resultantes tiene forma de "Ancla o T invertida". A traves de estas incisiones somos capaces de extirpar toda la piel, glándula y grasa que sobra, y transportamos el pezón y la areola a su nueva posición. Las cicatrices están diseñadas para percibirse poco, y no suelen ser un problema para las pacientes, ya que a cambio obtienen una mejora estética y funcional muy espectacular.

 


La Cirugía. Reducción de mamas

 


Riesgos y resultados.

 

 

Los resultados son espectaculares en cuanto a la mejora en la calidad de vida de las pacientes. El cambio estético será muy evidente, incluso vestida. Las Cicatrices son de buena calidad y a largo plazo son casi imperceptibles, pero podrían ser asiento de fenómenos de "cicatrización patológica". Es muy importante realizar un seguimiento minucioso de estas cicatrices, así como un tratamiento preventivo para evitar esta complicación.

La sensibilidad de pezón podría verse afectada, sobre todo en los casos más graves, así como la capacidad para dar lactancia.

Los resultados definitivos se alcanzan a partir de los 6 meses. Cabe destacar que la nueva forma de las mamas puede modificarse tras nuevos embarazos y cambios bruscos de peso.

fotos web.159

fotos web.161

fotos web.160

fotos web.156

777777777.001

fotos web.158

fotos web.157

fotos web.153

fotos web.155

fotos web.154